Aprendizaje continuo: ¿qué es y cuál es su importancia en las organizaciones?

La ciencia y la tecnología avanzan a pasos agigantados, y es necesario estar capacitados para poder utilizar las herramientas que ellas nos brindan. Hasta hace solo algunos años, existía la creencia de que estudiar una carrera era algo que empezaba y terminaba en el lapso de pocos años, definiendo así el futuro profesional de una persona de manera definitiva. Hoy, ya no es tan así.

Para referirnos a la constante capacitación en diversas áreas y disciplinas hablamos de aprendizaje continuo. Este concepto hace referencia al acceso a la educación en distintos niveles y de distintas maneras de adquirir conocimiento, que tiene una persona, ya sea dentro o fuera de su ámbito laboral.

¿Qué es el aprendizaje continuo?

Como su nombre lo indica, el aprendizaje continuo es una manera de entender la formación profesional de las personas, sabiendo que no es algo que se termina en un punto, sino que puede desarrollarse durante toda la vida. 

Especialmente en los tiempos que vivimos, donde el avance de la ciencia y la tecnología es algo cotidiano y vertiginoso, es necesario estar constantemente preparados para poder usar las herramientas que estos cambios traen aparejadas.

Además, hoy en día contamos con la ventaja del acceso fácil y rápido a cualquier tipo de formación, virtual o presencial. Gracias a Internet, cualquier persona puede investigar sobre algún tema que le interese y capacitarse de manera autónoma. Pero también existen cursos y carreras que pueden realizarse, contando con la ayuda de un docente o tutor que guía el camino del aprendizaje.

Por todo esto, el aprendizaje continuo, es una forma de entender la educación y capacitación de las personas, tanto en el ámbito personal, como en el académico y en el laboral.

¿Por qué es importante en las organizaciones?

Numerosos estudios revelan que los empleados de una organización o empresa no valoran sólo la remuneración económica sino que también evalúan, como un factor decisivo a la hora de tomar o permanecer en un trabajo, la posibilidad de crecimiento y desarrollo profesional que este les brinda.

Si una organización desea atraer talentos y retenerlos entre su personal, será necesario que ofrezca espacios de aprendizaje continuo, en donde sus empleados puedan adquirir nuevas habilidades y competencias vinculadas a su desarrollo profesional.

Por otra parte, los empleados que se ven motivados y respaldados por la empresa o sus superiores de manera directa, son empleados con índices de productividad más altos. Todo se encuentra unido: si las personas que trabajan en una organización se sienten a gusto en ella, pueden potenciar sus ideas y cuentan con espacios de aprendizaje continuo que les permita crecer profesionalmente, se sentirán más motivadas a producir más, de manera más creativa e innovadora. Por lo tanto, el beneficio será directamente proporcional entre el empleado y la organización.

¿Cómo generar aprendizaje continuo?

Para poder ofrecer espacios de aprendizaje continuo, eficaces y significativos, una organización o empresa puede recurrir a diversas herramientas. Entre ellas, podemos identificar la formación constante de los líderes de equipo de trabajo, que motive a sus compañeros; generar espacios de distensión compartidos en donde todos puedan participar en un momento con sus colegas; proponer y ofrecer diversos tipos de capacitaciones para todo el personal; promoviendo a los empleados a la realización de nuevas tareas para fortalecer la motivación, dando confianza y seguridad en sí mismos.

La importancia de los líderes

Es muy importante, para los miembros de un equipo de trabajo, observar que su líder es una persona activa, motivada, que va en búsqueda de nuevos horizontes y herramientas constantemente. Esto hará que todo el equipo se vea motivado, y se produzcan situaciones de aprendizaje continuo, en las que también podrá entrar en juego el aprendizaje colaborativo y horizontal, en el que los profesionales aprenden de sus colegas.

Además, es fundamental que los líderes de cualquier equipo de trabajo, sean líderes conscientes, que empaticen con sus compañeros, que puedan hacer una distribución de roles acertada y que utilicen sus herramientas y competencias para lograr un buen trabajo en grupo, en donde todos los integrantes tiren para el mismo lado, trabajando de manera colaborativa y en cooperación con los demás.

Momentos compartidos

Sumado a esto, poder contar con espacios de distensión, como por ejemplo la hora del almuerzo, en donde todos los miembros de una organización puedan compartir y conversar, aportará al surgimiento de ideas y equipos que trabajen en conjunto para alcanzar objetivos, muchas veces mediados por situaciones de aprendizaje.

Estos momentos y espacios son muy necesarios dentro de una organización, ya que garantizan que los empleados puedan estar a gusto, encontrándose motivados a seguir trabajando por las metas propuestas en común.

Capacitaciones

Las capacitaciones que ofrece una organización a sus empleados, son herramientas absolutamente necesarias y útiles. Existen capacitaciones de todo tipo y pueden llevarse a cabo a través de muchas modalidades diferentes.

Gracias a los dispositivos tecnológicos y la presencia de Internet, muchas de estas capacitaciones pueden realizarse de manera online, permitiendo a los empleados gestionar sus tiempos y espacios para tal fin.

Las propuestas ofrecidas, son recursos excelentes de retención de personal. Como mencionamos anteriormente, si una persona se encuentra a gusto y motivada en su espacio de trabajo, rara vez querrá dejarlo. Estas herramientas permiten a la organización elevar el valor de su capital humano, a la vez que retiene los talentos que ya se encuentran trabajando allí.

Nuevas oportunidades

Otro elemento clave que las organizaciones deben tener en cuenta para fomentar el aprendizaje continuo y proteger a sus empleados, son las promociones hacia nuevas tareas. Cuando a un empleado se le otorgan puestos de trabajo o tareas más complejas dentro de la misma organización, se está demostrando la confianza que se tiene en él y el reconocimiento a su labor. Esto lo motivará a desarrollar cada vez mejor su trabajo, promoviendo la creatividad y la autonomía.

El aprendizaje continuo es una herramienta que debe tenerse en cuenta si una organización desea aumentar su capital humano, aumentando así también su productividad y competitividad sostenible.

(Visited 30 times, 1 visits today)

Leave a Reply