Employee Value Proposition (EVP): ¿qué es y para qué sirve?

Bien se sabe que una empresa no puede alcanzar el éxito sin antes mejorar su imagen y desarrollo interno, y es por esto que tal vez el principal componente para el buen funcionamiento, tanto en su interior como en su exterior, es decir, en la imagen que le llega finalmente al cliente, son justamente los empleados y los equipos de trabajo. 

La forma con la que los empleados valoran a la empresa y el puesto de trabajo que tienen, es crucial para la imagen que se va construyendo de a poco por dentro y que luego se exterioriza. Lo que deben tener muy en cuenta entonces los encargados y responsables que están al mando de la compañía, es qué puntos valoran más los empleados y cuáles son los que deben ofrecerles, tanto a los que ya están trabajando, como a aquellos que se incorporarán en el futuro.

En este artículo, estaremos hablando de qué es, cómo funciona Employee Value Proposition dentro de una empresa, los beneficios que puede brindarle y la importancia que tiene. Además, otorgaremos consejos básicos para saber cómo construirla correctamente.

¿Qué es Employee Value Proposition?

Primero que nada, debemos conocer exactamente de qué se trata este término y cuáles son las formas en las que funciona dentro de una organización. 

Básicamente, es un conjunto de beneficios, ofertas y asociaciones que suelen brindar las empresas para obtener a cambio el talento, las capacidades, habilidades y experiencias consideradas como Activos necesarios en sus empleados. Así, es posible incorporarlos en el balance de la organización. 

Sería el plan de propuestas que se les ofrecen a los empleados o candidatos en forma de contribución, para que le den a la empresa la calidad de trabajo y el rendimiento que precisa de ellos. 

El mismo puede incluir estrategias de compensación y beneficios no monetarios, así como también la posibilidad de que sus colaboradores trabajen en un buen ambiente de trabajo con una buena ética. También, puede ser el brindar un espacio adecuado para que puedan tener mayores oportunidades de crecimiento laboral y profesional. 

Los que están a la cabeza de la empresa deben tener en cuenta qué es lo que desean, necesitan y esperan sus equipos de trabajo y, por lo tanto, lo que los llevaría a trabajar dentro de ella, tener un buen rendimiento y quedarse. Es decir que es algo así como una forma de retención y atracción del talento que necesita la organización.

¿En qué se diferencian la EVP con la marca de empleador?

Hay que tener en cuenta que la EVP, o propuesta de valor del empleador, está estrechamente relacionado con el concepto de marca del empleador, que si bien ambas pueden trabajar juntas no son lo mismo.

El principal aspecto en el que se diferencian estas dos es que la EVP trabaja de una forma más interna, mientras que la marca de empleador de forma externa. Esta última, es la forma en la que se presenta la empresa frente a sus clientes o potenciales clientes, frente al mundo como potencial empleador. Al ser lo que se muestra por fuera, sería la cara con la que se la suele ver y pensar cómo se trabajaría para ella. 

En cambio, la EVP, al trabajar de una forma interna, cuenta con una exhaustiva y bien pensada preparación. Identifica los procesos, programas, y políticas exclusivas de las personas que componen el interior de la empresa. Compone las principales y reales razones por las que alguien debería trabajar y comprometerse con la organización. 

Además, le EVP utiliza a la marca del empleador para construir su oferta externa mediante la cual están basadas la gestión y el marketing de la marca del empleador,  es decir, que sería su principal propuesta.

¿Qué beneficios puede brindarle a las empresas si la implementan?

Los beneficios que puede brindarle una EVP bien elaborada, pensada y planeada a una empresa son muchísimos, los principales son los siguientes:

  • Permite atraer y fidelizar el talento y la gestión del mismo para así contar con empleados con un mejor rendimiento y cumplimiento de sus tareas. 
  • Funciona como un tipo de motivación para los empleados y por lo tanto permite la retención más efectiva del talento, evitando el desempleo constante y reduciendo hasta el 50% de los costes que tienen las nuevas incorporaciones de personal.
  • Permite a la empresa definir mejor sus objetivos de reclutamiento, pensando en la mejor forma de atraer al mejor talento y hacer que los empleados contratados valoren a la empresa.
  • Reduce la competencia basada en el salario, es decir, que si bien el salario suele ser lo más importante, no será lo más crucial para los empleados, sino los demás beneficios adicionales que pueden disfrutar y la comodidad que pueden sentir. 
  • Permite inspirar y fidelizar a los empleados, mediante la comprensión y escucha de las opiniones y sentimientos en su área de trabajo, fortaleciendo el ambiente de comunicación, confianza y motivación.
  • Posibilita tener mayor acceso a aquellos candidatos pasivos, es decir, funciona como una buena posibilidad de llegar a las personas que no se encuentran en una búsqueda activa de empleo pero que, gracias a la buena imagen construida como una gran empresa empleadora, desean tener un puesto dentro de ella. 
  • Funciona como un gran acercamiento a los diferentes grupos de candidatos, ya que hace que el poder de atracción de la empresa sea mucho más diverso e inclusivo para así contar con empleados con diferentes capacidades, puntos de vista, etc. 

En conclusión, desarrollar une buena Employee Value Proposition es una de las cosas principales que deben hacer todas las empresa para formar una mejor imagen, tanto en su interior como en su exterior, como empleadores de alta calidad. Esto permite acceder a una mejor variedad de talento humano, y, por lo tanto, contar con los mejores candidatos, más aptos y capacitados para cumplir con las tareas y objetivos principales como organización. 

(Visited 7 times, 1 visits today)

Leave a Reply